Menú

Collonges La Rouge y Domme

Como su nombre indica, Collonges la Rouge es un pueblecito medieval construido con un material arenisco llamado rodeno, de color rojizo, que le da un aspecto característico.


Algunos recordaréis, antes del whatsapp, nos mandaban cientos de Powerpoints, con multitud de cosas, en una ocasión me mandaron uno de los más bellos pueblos de Francia. Ahí vi Collonges la Rouge y siempre pensé que la visitaría algún día y estando tan cerca no podía resistir la tentación.

El rojo es el signo de identidad
Collonges es un pueblo con alrededor de 500 habitantes, que tiene, como todos los pueblos de alrededor una buena estructura de restaurantes y tiendas de souvenir, preparado para la afluencia de visitantes.


¿Quién no se toma algo con esta estampa?

La visita no nos decepcionó, era un pueblo encantandor, precioso, cada rincón invitaba a pararse para contemplarlo y, como no, fotografiarlo.

Otro rincón medieval

Se encuentra en la región de Lemosin, a unos 100 kilómetro de Limoges al Norte y a 200 de Toulouse al sur.

Como en casi todos los pueblos, las tiendas y los tenderos, encantadores.



 Bueno, una vez visto este pueblecito, paso a mostraros imágenes de otro que está a unos 70 kilómetros de este, el pueblo se llama Domme.
Entrada a Domme

Puerta de entrada a Domme, con sus dos grandes torreones
La villa de Domme, está entre las más bellas de Francia. Se encuentra en una colina desde donde se divisa el rio Dordoña.


Se encuentra en el grupo llamado en francés Bastides, osea fortificadas y construidas alrededor de una plaza. La villa conserva sus murallas y tres puertas.


Hay que dejar el coche en un parking exterior y entramos a través de una de las puertas.
La calle está impoluta, los edificios, antiguos, con tejado a dos aguas y, por supuesto, chimenea.


En la Plaza Central se encuentra la oficina de turismo, acorde con el entorno. También tiene un mirador sobre el río,



Como era de suponer también cuenta con varios restaurantes y tiendas, donde el protagonismo es el foie gras, de pato claro.

Interior de la iglesia con una simpática escena animal


El paso de los cátaros también se ve en Domme
Vista del Dordoña desde el Mirador
Oficina de Turismo

En fin son dos pueblos preciosos que podéis ver en una mañana, saliendo tempranito, claro. Como estos pueblos hay muchos en la zona, sólo se trata de escoger los que tengáis ya una referencia, o alguien que los haya visto, escojáis el que escojáis, no os arrepentiréis.
Bueno, ya estamos en los últimos días de la ruta, mañana será Sarlat, pero eso es ya otra historia......






Beynac-et-Cazenac

Este pueblo está a 10 kmts de Sarlat, y a unos 30 kmts de Fajoles que era nuestro lugar de alojamiento, el pueblo se ve desde la carretera ya que está como colgado de las rocas, formando una inseparable comunión entre pueblo, río y castillo. 

Castillo de Beynac dominando el pueblo
La visita al castillo es volver tras los pasos de Ricardo Corazón de León, Simon de Monfort y la Guerra de los Cien años. Es un viaje inolvidable a la Edad Media.

El Castillo majestuoso sobre el valle de la Dordoña

Está catalogado entre los Pueblos Más Bonitos de Francia. Sus castillo es de los mejores conservados y de los más famosos de la región. Está catalogado como monumento histórico. Realmente el encanto de Beynac se encuentra en sus calles, en la subida al castillo y vivir, de nuevo, lo que sintieron los caballeros que lucharon por defender el castillo y la ciudad.





Cada rincón es digno de parar


Torreón del siglo XII
¿Qué se esconde tras la puerta?

Llamamos sin respuesta así que espiamos un poco y esto vimos


Llegando al castillo

En el castillo se han rodado varias películas, como Juana de Arco

Ese día tambien visitamos La Roque Gageac, un pueblo bonito, pero que practicamente se ve desde abajo, es basicamente una linea de casas pegada en la roca, puedes subir por un camino entre las casas, y bajas por un platanero con otras muchas plantas.

Lo que se ve es, practicamente, el pueblo
Aqui se observan la construcción, algo caótica, del pueblo



El platanero

La Roque Gageac ha estado ocupado desde la Prehistoria. Sus casas fortificadas lo convertían en una fortaleza. En 1957 una gran parte de roca cayó llevandose por delante una decena de casas y dejando tres muertos.
Pero lo más recomendable del pueblo es el paseo en gabarra. El río ha sido siempre para el pueblo su principal fuente de riqueza. Fue un puerto importante y, desde tiempos remotos ha sido un pueblo pescador. Desde la gabarra, además de dar un bonito paseo de 55 minutos por 8,5 euros por persona, se pueden ver muchas cosas, entre ellas algún castillo.
el Chateau de Castelnaud
Chateau de la Malartrie al final del pueblo, visto desde la gabarra
 Realmente preciosos estos dos pueblos que puedes visitar el mismo día sin prisas. En este viaje se pueden ver muchos pueblos y ciudades que, aunque pequeños tienen todo el encanto que da el conservar sus casas y castillos tal cual lo disfrutaron en la Edad media o, como el caso de La Roque Gageac, desde antes. Hay que procurar tener un alojamiento en el centro de la zona a visitar y cada día puedes disfrutar de estos pueblos y volver al alojamiento en poco tiempo, para descansar y preparar el recorrido del día siguiente. Bueno amigos, este día también visitamos más cosas, pero os lo contaré en otra entrada para no cansaros. Espero os haya gustado, si no, no teneis más decirlo. Hasta el próximo día.




Cahors

Cahors es una ciudad de la región de Midi Pyrenees del Sur de Fancia. Es la capital del Departamento del Lot. Este río es muy importante para la historia y la vida de la ciudad, ya que una de sus más famosas visitas es al Puente Valentré símbolo de la ciudad y Patrimonio de la Humanidad. Tiene poco más de 20.000 habitantes.

Plaza Gambetta
La plaza Gambetta es la principal vía de la ciudad, allí está situada la oficina de información, si podéis dejar el coche cerca, ya podréis visitar la ciudad a pie sin problemas.
En el centro está la estatua de Leon Gambetta, un político republicano del sigo XIX que nació en Cahors y desempeñó un papel importante en los inicios de la Tercera República Francesa.

Catedral de Saint Etienne

La catedral de Saint Etienne es un edificio románico construido entre los siglos XI y XII. Está inscrito en los caminos de Santiago de Francia y está declarado como Patrimonio de la Humanidad.

Claustro gótico del siglo XV


Coro de la Catedral


Las vidriera son, cuanto menos, pintorescas.

Claustro y las dos cúpulas

La siguiente visita fue al famoso puente Valentré 


Paseo por el puente
Puente de Valentré

 Es un antiguo puente de piedra medieval de Francia, que cruz el rio Lot. Tiene tres torres fortificadas y seis arcos, es Patrimonio de la Humanidad e inscrito en los Caminos de Santiago en Francia.
Se construyó durante las guerras Franco´inglesas y es un ejemplo raro de arquitectura militar. Tenía la función de fortaleza, para defender a la ciudad contra los ataques que vinieran del Sur, aunque no fue atacada nunca por los ingleses.
 El que su construcción se eternizara, duró mas de 50 años, provocó el nacimiento de la leyenda que los habitantes cuentan a los turistas. Desesperado por la lentitud de las obras, el maestro de obras firmó un pacto con el Diablo. Éste pondría todo su conociemiento al servicio de la construcción y él maestro le entregaría su alma a cambio. La construcción se produce rápidamente, pero el maestro de obras no está dispuesto a acabar en el infierno, así que le pide al Diablo que vaya con un cedazo a por agua a la fuente de los Cartujos, para calmar la sed de sus obreros. Lógicamente Satán es incapaz de regresar con agua en el cedazo y pierde sus apuesta. Dispuesto a vengarse, el Diablo volvía cada noche para quitar la última piedra de la Torre Central, llamada Torre del Diablo, y cada día los albañiles tiene que volver a colocarla. En 1879, el arquitecto Paul Gout, hizo una restauracion del puente y colocó una piedra esculpida con la efigie del Diablo en el hueco, así que el demonio quedó apresado en el cemento y la piedra definitivamente puesta en sus sitio.
Buscando la foto perfecta

Leyendas aparte el puente merece una visita y unas cuantas fotos.

Las tres torres

 Cahors también tiene fama por sus vinos y, como no por sus trufas y su foie gras de...., sí, sí, de pato.

Después, cuando vayáis a iros de Cahors, deberíais hacer una subida en coche al Monte Saint Cirq y contemplar el meandro del rio Lot, con el Puente Valentré al fondo.

El meandro desde el Monte Saint Cirq.

Desde arriba podeis ver toda la ciudad, la cúpula de la catedral y el Puente Valentré en su extremo más alejado.


Bueno, otro pasito más en nuestra ruta por Francia, espero os haya gustado. Al día siguiente fuimos a Beynac et Cazenac, pero eso ya es otra historia.....