Menú

Páginas vistas en total

San Luis de los Franceses

La iglesia de San Luis de los franceses es una espectacular demostración de la arquitectura barroca del siglo XVIII. Fue diseñado por el arquitecto Leonardo de Figueroa, podemos ver muestras de su obra, en Sevilla, en el Hospital de la Caridad, la iglesia del Salvador o la iglesia de Santa Catalina.

Fachada de la iglesia



En la parte superior de la fachada se pueden observar las figuras de los tres arcángeles, En el centro San Rafael, a la derecha San Miguel y a la izquierda San Gabriel. También se ve en el centro el escudo de los Borbones. Doña Lucía de Medina, propietaria de la iglesia, cede ésta a los jesuitas con dos condiciones, que esté dedicada al rey de Francia, San Luis, primo de nuestro rey, San Fernando, y ser sepultada bajo el altar mayor.

San Hermenegildo

 Los jesuitas son expulsados en 1767 por Carlos III, celoso de la gran influencia que tomaron por su ayuda a los más necesitados.
Aunque fueron muchas las órdenes que acudieron a ocupar el templo, fueron los franciscanos los que la ocuparon.

Retablo principal


El retablo central contiene pinturas de Valdés Leal y Domingo Martínes, así como esculturas de Pedro Duque Cornejo, autor de la mayoría de las esculturas de la iglesia.

La corona en la parte superior y debajo un retrato de San Luis.

La inmaculada bajo el rey.


La cúpula mayor de Sevilla


 La cúpula es la mayor de la ciudad, 13.5 metros de diámetro. Tiene 8 ventanas, entre las cuales hay ocho estatuas pertenecientes a fundadores de órdenes religiosas. San Agustín (los Agustinos), Santo Domingo de Guzmán ( los Dominicos), San Pedro Nolasco (Mercedarios) San Benito (Benedictinos), San Francisco de Asís, San Francisco de Paula (Mínimos), San Juan de Mata (los Trinitarios) y el profeta Elías.




Justo encima de la entrada, en la zona hastial, se observa una zona con ocho arcos apoyados en columnas y, por encima de estos, media cupula. Está adornado con abundantes pinturas murales de Domingo Martinez



El arco triunfal contiene pequeños ángeles que bailan. También aparece San Ignacio de Loyola y a los lados, san Carlos Borromeo y San Francisco de Sales.

Una de las tribunas que rodean la iglesia
  
San Juan Francisco Regis
  
 San Juan Francisco Regis fue un jesuita francés que hizo su labor evangelizadora en las zonas más maltratadas del interior de Francia.
Se caracterizaba por su lenguaje directo rozando lo ordinario, pero totalmente efectivo.
Dolorosa en la parte superior del retablo de San Juan Fancisco Regis


 Seguimos dando la vuelta por la derecha y llegamos a San Estanislao de Kotska

San Estanislao de Kotska

Esta es una obra de Pedro Duque Cornejo, es idéntico al retablo de San Francisco de Borja. Tiene al niño Jesús en brazo como recordatorio que una aparición milagrosa de la Virgen salvó a Estanislao de una grave enfermedad, entregándole a su hijo durante un momento.



El retablo de San Francisco javier es de Juan de Hinestrosa, onubense afincado en Sevilla. En esta figura se representa al santo recuperando un crucifijo en lo que se ha denominado como "el milagro del cangrejo". El milagro dice que, el santo, un dia que iba de isla en isla en una embarcación rudimentaria sufrió una gran tormenta. Para calmar la tempestad, reza y arroja el crucifijo atado a un crodón, pero éste se rompe y el crucifijo cae al mar. Cuando atracan al día siguiente ven salir del mar un cangrejo con el crucifijo.



Uno de los ángeles lampadarios.




San Ignacio de Loyola

En esta escena San Ignacio de Loyola está en la cueva de Manresa, y se encuentra en pleno extásis, según cuentan puede ser donde recibió la primera inspiración divina que desembocó en sus Ejercicios Espirituales.

San Francisco de Borja

El siguiente retablo pertenece a San Francisco de Borja. Representa al santo con el pie derecho en un globo terráqueo y lleva un cráneo coronado en la mano izquierda, esto simboliza el horro sufrido durante su etapa como comisionado para trasladar el cuerpo de la Emperatriz Isabel de Portugal desde toledo hasta el mausoleo de los Reyes Católicos en Granada. Cuando llegó el cuerpo a La Alhambra y abrieron el ataud, quedó tan impresionado por el estado de putrefacción de la Emperatriz que prometió no servir más a un señor que pudiera morir, por lo que decidió entregar su vida a Dios.


Parte baja del retablo

San Francisco Borja


San Luis Gonzaga
  



San Luis Gonzaga es nuestro último santo en la planta principal, La duquesa de Mantua, a la cual su padre servía, le obligó a seguir una dieta severa, debido a una dolencia hepática que sufría el joven. La figura está considerada una de las más valiosas de la iglesia, destacando el movimiento aparente de la ropa.

 

Ecce Homo en la parte superior del retablo de San Luis Gonzaga
  


Ahora vamos a pasar a la Capilla Doméstica

Capilla doméstica

La capilla domésgtica es una verdadera joya que en nada desmerece la planta principal. En este lugar se celebraban los cultos de los novicios de la orden, así que, nadie ha tenido acceso a ella hasta ahora, a pesar de que estaba terminado antes que la iglesia principal.


Lateral de la capilla





Techo con escenas religiosas



El otro lateral



Retablo central






Recepción a San Estanislao de Kotska en el noviciado de Roma




Detalle de la recepción








Sacristía de la capilla doméstica



Detrás del retablo mayor de la capilla doméstica se encuentra la sacristía, donde podéis ver nuevas pinturas, litografías y huesos de santos enmarcados.


Por último visitaremos la cripta, en ella podéis ver los cuatro pilares donde se sustenta la iglesía, también era el lugar donde se enterraban hombre (seguramente religiosos), mujeres ( monjas) y niños de cuando el templo era un hospicio.



















En fin, una visita muy interesante que debéis hacer, sólo me queda añadir que la visita la hice con la empresa Sevillamia tours, y en este viaje nos acompañó la simpática y preparada guía Lola, con la cual fue un placer hacer este viaje por el Barroco. Os aconsejo que uséis los servicios de estos guías porque es mucho mejor que te expliquen bien las cosas.

Gracias por leerme y hasta el próximo post.

Entradas relacionadas, Visitas imprescindibles de Sevilla
































Alkmaar

Alkmaar obtuvo los derechos de ciudad en 1254, en cuanto entramos, aparte de bicicletas y canales, como en todas las ciudades del país, vimos algo singular que la hace más atractiva.


La parte más antigua de la ciudad está construida sobre un banco de arena, así estaba algo de protección contra el mar.


Edificio Waag

El edificio Waag se usa como mercado del queso, o mejor dicho, se usaba como sitio de pesaje, en el siglo XVI, ya que el mercado se monta junto al edificio en la Waagplein. Desde el primer viernes de abril, hasta el último viernes de septiembre de 10 a 12:30, puedes contemplar el mercado. Aunque no se puede comprar queso en el mismo mercado, si en los establecimientos que lo rodean, es una ceremonia muy colorida ya que, al propio color de los quesos, se unen los trajes regionales de los amables lugareños.

Waagplein

si os gusta el queso, nunca os quedréis sin él


El mercado del queso

Tranquilos, también hay canales en Alkmaar

Junto al café Het BeemsterKaas se encuentra un Kissing Point, que sirve de propaganda para el establecimiento, pones los pies en las huellas y te haces la foto besando a la chica.

No sé quien es la estatua pero me gustaba la foto

Dentro del Waag está la oficina de turismo y un pequeño museo del queso. En la torre hay un carrillón que toca cada hora, si subís la escalera de caracol hasta lo alto tendréis una vista de Alkmaar y ver las figuras de dos caballeros luchando.

Restaurante en el centro de Alkmaar
Las tropas de Felipe II asediaron la ciudad durante la Guerra de los 80 años. Se celebra anualmente, el 8 de octubre, el fin del asedio.
Iglesia de San Lorenzo
La iglesia de San Lorenzo, es del siglo XVI, es protestante y tiene los órganos más antiguos de Holanda.

Planta de la iglesia y órgano principal

Otro de los órganos

La verdad es que la iglesia merece la pena una visita.













He dejado para el final una cosa curiosa que encontraréis en muchas iglesias de los Países Bajos, sí un bar.

Barra del bar

En un país donde el 44% de la población se declara atea, y el otro 56 % se reparten entre católicos, protestantes y musulmanes que, además, va poco a misa, la iglesia ha tenido que vender o alquilar los edificios a empresas de restaurantes, librerías y centros de entretenimiento. Al menos no se pierde dinero manteniendo iglesias que nadie usa.
Bueno, aquí tenemos lo más importante de Alkmaar, el próximo día os mostraré otra de las ciudades que he visitado en los Países Bajos, pero eso ya..... es otra historia..