Menú

Páginas vistas en total

Momentos en la catedral

Quiero empezar esta entrada diciendo que, lógicamente, no está la catedral al completo, ya que, siendo de Sevilla, voy muchas veces a verla, así que os iré añadiendo otras veces momentos  de la Catedral, rincones que descubra o que me parezcan interesantes.
La catedral con su escolta permanente, La Giralda
El Lagarto de la Catedral
En cuanto entras en el recinto de la Catedral, concretamente en el Palacio de los Naranjos, ves, colgado del techo, la figura de un cocodrilo de tamaño natural que, como no, tiene su historia.
Allá por el año 1260 llegó a Sevilla una comisión, enviada por el Sultán de Egipto, para pedir al rey Alfonso X el Sabio la mano de su hija, Berenguela. Entre los regalos que traía venía un colmillo de elefante, un cocodrilo vivo y una jirafa domesticada para montarla. 
El rey rechazó la petición educadamente y le envió regalos al sultán, quedándose con el cocodrilo y la jirafa. Cuando murió el cocodrilo se disecó y se colgó. Después por deteriorarse  el original, allá por el siglo XVI se hizo otro tallado a madera que, por haber estado forrado de tela y ésta partirse, desde abajo parecía que era la piel, así que popularmente algunos creían que eran el verdadero, Hoy sólo se conserva la estructura en madera. El llamarlo lagarto se debe a que, en aquel tiempo, en España, no se conocía animal similar de ese tamaño. 

Una de las naves de la Catedral


Lateral del Altar Mayor

Cada rincón de la Catedral de Sevilla es digna de admiración, no en vano es objeto de visita de millones de personas cada año, y no tiene nada que envidiar a ninguna otra catedral del mundo, y yo que he visto muchas, puedo decir que, aunque son maravillosas Saint Paul en Londres o Notre Dame en Paris, la única que me ha impactado más que esta ha sido San Pedro en el Vaticano.
Una de las caras de los dos órganos

Los órganos fueron construidos en 1901, sustituyendo al anteior que fue destruido por el derrumbe de 1888. El mueble es de 1742. Se trata de dos órganos gemelos enfrentados que forman un espectacular conjunto, se tocan los dos, simultáneamente con el mismo teclado, dispone de 4 teclados manuales, otro de pedal y casi 700 tubos.




 



Soporte de uno de los órganos
Capilla Mayor
  Situada en la nave central, el retablo es una de las mayores obras de la historia del arte. Se inició en 1482. Entre lo más destacador, el crucificado, llamado del Millón, del siglo XV y la pequeña imagen de la Virgen de la Sede, patrona y titular de la Catedral.



Los órganos enfrentados


Puerta del Perdón
 Aunque la Puerta del perdón no es, propiamente, puerta de la catedral, tiene su importancia porque es parte de lo que era la anterior mezquita. Da al Patio de los Naranjos, y es la más antigua, por lo anteriormente explicado, daba acceso al patio de abluciones. Después, en 1519, se le añadieron la yeserías del arco de herradura y las estatuas. A la izquierda podéis ver a San Pedro, con sus famosas llaves y a la derecha a San pablo, con su espada, ya que fue decapitado porque al ser ciudadano romano no podía sufrir la humillación de morir crucificado.
 Arriba una escena de la expulsión de los mercaderes del Templo, por parte de Jesús.

Vidrieras con motivos sevillanos

Rosetón y cruficado
Rosetón de los cuatro evangelistas - 1557 Mateo, Marcos, Lucas y Juan el apóstol.








Bueno, pues en esta primera pincelada, os he dejado detalles de lo que es nuestra Catedral, espero que os haya gustado y que os haya dejado con ganas de más, o mejor, que os hayan entrado ganas de ir a verla, así que como siempre digo, apaga el ordenador y sal a la calle, hay un mundo increible ahí fuera. gracias por leerme.



Entradas relacionadas, Visitas imprescindibles de Sevilla