Menú

Las cubiertas de la Catedral





Bueno, vamos a empezar esta nueva sección por la visita que hicimos a las cubiertas de la catedral, o sea el techo, se puede subir a la Catedral y verla desde las alturas, tanto por dentro como por fuera.
Para realizar la visita podéis encontrar toda la información de precios, horarios, etc.. en esta página de Catedral de Sevilla

Como era durante la época de Navidad, pudimos disfrutar de otras cosas que había en la zona, como el bonito nacimiento del Ayuntamiento de Sevilla.



El casco histórico de Sevilla es una obra de arte por cualquier lugar a donde mires, ahí podeis ver el edificio de la esquina opuesta al nacimiento, encima de una de las pastelerías más famosas de Sevilla.



Como ya sabéis, la catedral de Sevilla es la mayor catedral gótica cristiana del mundo y la tercera en tamaño de todos los estilos, después de San Pedro en Roma y San Pablo en Londres, y eso sin darse importancia ninguna. En cuanto entramos empezamos a disfrutar de una maravilla de la arquitectura.



El Roseton visto desde fuera y ya veis donde está la gente de la visita


Vista de los techos y del ángel que corona el órgano



Estos agujeros, se hicieron para que la Catedral "respirara" para que saliera la humedad y la condensación que producían los  cientos de personas que entraban en la Catedral allá por los siglos XV y XVI, ahí los tenéis con sombrero y sin sombrero.

Ahora podéis ver una parte de las cubiertas con los arbotantes tipicos y los cimborrios.






Como habréis observado, los techos exteriores están como abombados, la explicación es que cuando se encontraban con cúpulas, para poder circular con más seguridad, se rellenaban los huecos de tinajas de barro u otros utensilios que servían de relleno en las esquinas pero pesaban poco, así no cargaban de peso pero servían para su objetivo.




Espectacular vista del Alcazar y el Archivo de Indias.








En la visita también veréis la Giralda al alcance de la mano y subiros a la cúpula que se ve a la izquierda, de la Capilla real.






Estos son los cántaros con los que rellenaban los huecos de las cúpulas.

 Finalmente, a la bajada, pasamos por la tumba de Cristobal Colón, aunque en realidad, allí sólo está una parte de sus huesos, pero bueno, algo es algo.


Cada una de las estatuas representa a un reino de España, Castilla, Leon, Navarra y Aragón y, si ampliáis un poco la foto veréis en el pie izquierdo del rey más cercano una granada que representa a la ciudad del mismo nombre.


Como veréis, la visita fue muy interesante, podréis ver dibujos en el suelo del techo donde se pintaron los planos que usaban los obreros y los guías os contaran muchas historias interesantes de la historia de la catedral que no os desvelo para que tengáis mas interés en ir a la visita.




Entradas relacionadas, Visitas imprescindibles de Sevilla