Menú

Fussen y el castillo de Neuschwanstein

Fussen es una ciudad encantadora de casas coloridas y, aunque es visitada principalmente como paso previo al castillo, la verdad es que pasear por sus calles y entrar en sus bares a probar sus estupendas cervezas es algo que no te dejará indiferente.

Fussen

Castillo de Hohe Schloss, donde vivió Luis II de Baviera con su madre, hasta que se construyó el suyo propio, el de Neuschwanstein

Iglesia en Fussen

Fussen y el rio Lech

Al final de la ruta romántica y enclavado entre imponentes pinos de los Alpes, nos encontramos con un castillo de ensueño donde se inspiró Disney para el castillo de Disneyland. El castillo fue encargado por el rey Luis II de Baviera, y fue concebido coomo un gran escenario para recrear la mitologia germana, inmortalizada en las obras de Wagner. Desde Fussen puedes llegar de varias formas, andando, en bici o coche de caballos.

Castillo de Hohe Schloss

Castillo de Neuschwanstein
 Si el exterior es fantastico, es digno de admirar el interior, los salones, los frescos de las paredes, el mobiliario, la cueva artificial y, lo mas impresionante, el Salon del Trono, de estilo bizantinio, con un mosaico en el suelo, formado por dos millones de piezas.




En fin una visita obligada si vas a Alemania.