Menú

Los caños de Carmona


Tal día como hoy hace 104 años (1912) se iniciaba el derribo de los Caños de Carmona. Este acueducto data de la época en que fueron levantadas las murallas de romana Híspalis, aproximadamente entre los años 68 y 65 a. C., fecha en la que estuvo como cuestor de la ciudad el mismísimo Julio César. Serían reconstruidos por los almohades entre los años 1171 y 1172 debido a su estado ruinoso. Se abastecía del manantial de Santa Lucía, ubicado en Alcalá de Guadaira, donde los caños atravesaban largos túneles subterráneos y bóvedas excavadas en la roca. Tras 17 kilómetros de recorrido y casi 400 arcos sobre pilares, el acueducto terminaba en la puerta de Carmona. Allí se ubicaba un gran depósito desde el que se distribuían las aguas hacia diversos puntos de la ciudad, siendo disfrutada principalmente por la aristocracia, instituciones religiosas, la Casa Pilatos, las Huertas del Rey, los Reales Alcázares, además de algunas fuentes y baños públicos. Era el único acueducto romano del mundo superviviente completo; ahora se desconoce cómo se unía a la red urbana. Una tragedia en nombre de la apertura de avenidas.