Menú

Bolonia

Aunque no es de la Toscana, la voy a mencionar porque fue el punto de partida del viaje, me refiero a Bolonia, donde nos dejó el avión y donde nos esperaba nuestro coche alquilado. Llegamos de noche y, una vez alojados en el hotel y puesto el vehiculo a buen recaudo, Bolonia es una ciudad que puede visitarse a pie y no merece la pena complicarse la vida dando vueltas en el coche, nos dispusimos a ver la noche boloñesa y cenar en algún restaurante del casco antiguo. Entramos en el el Restaurante Da Nello, en via Montegrappa, 2.

Restaurante Da Nello
Aunque por nuestra naturaleza sevillana lo primero que se nos ocurrió fue pedir cerveza, como somos  amantes del vino hicimos bueno el refran " Donde fueres, haz lo que vieres" y vimos que en todas las mesas habia vino, Chianti, por supuesto. Así que a partir de ese momento, eso es lo que bebimos. El resturante está bastante bien, la comida es buena y el servicio es atento y rápido.
En cuanto la ciudad, es muy bonita y recomendable. Es conocida por el gran numero de torres que posee, llegó a poseer, según cuentan, unas 180, la mayoría construidas entre los siglos XI y XIII, se utilizaban como defensa y ataque, pero también como símbolo de poder y riqueza, las familias mas ricas tenían más torres, quedan unas 20.

las mas famosas son la Garisenda (izquierda) y la Asinelli (derecha).

Otro monumento digno de mención es la Basílica de San Petronio, en la plaza Galvani, aunque se encargó su construcción en 1390, la obra duró varios siglos. Según cuentan, estaba previsto que fuera uno de los templos más grandes y más hermosos de la Cristiandad, rivalizando incluso por San Pedro del Vaticano, lo que hizo que, quizás por celos, se retrasó su construcción y no se le dió el rango de catedral, a pesar de sus grandes dimensiones, de hecho es la quinta más grande de Europa. Llama la atención su fachada incompleta.




En la Plaza de Neptuno o Nettuno, encontramos, como no puede ser otra manera, una estatua del dios del mar.




Junto a la plaza de Neptuno podeis ver la Plaza Maggiore, que tiene bonitas vistas, y museos permanentes y ambulantes.



Bueno, a pesar de estar allí sólo un día, creo que lo aprovechamos bien, seguimos la ruta hacia La Toscana y la Spezia.