Menú

Páginas vistas en total

Castres y Albi

En esta segunda etapa visitaremos una parte importante del mundo cátaro, tres ciudades importantes de esta zona de Francia. La primera es :

CASTRES
Una de las imágenes más reconocidas de Castres, son su casa de colores sobre el río Agout, gracias a esos vivos colores, sus fachadas en saliente y sus bodegas bañadas por el río, Castres es conocida como "la Venecia del Languedoc", aunque ya es sabido que hay tantas Venecias en Europa como países. 




Durante siglos, sirvieron de taller a curtidores, pergamineros y agamuzadores que utilizaban el rio para trabajar la piel.






Mercado de Castres
Iglesia de Notre Dame de la Plate, cuenta con un órgano excepcional de 1764, abre de vez en cuando sus puertas al público para eventos culturales.

Otro de los sitios que no pueden dejar de visitarse en Castres es el museo de Goya, presenta cuadros de grandes maestros, Goya, Velázquez, Pacheco, Miró, Picasso.
En 1894 Pierre Briguiboul, hijo de un pintor y coleccionista de la ciudad, donó este legado, su padro introdujo en el museo tres pinturas de Goya que forman parte de LA JUNTA DE FILIPINAS. 


Entrada al museo

Cuadro de la Junta de Filipinas.

ALBI
Albi fue una de las ciudades más importantes para los cátaros, también llamados albigenses, movimiento que se enfrentó a la Iglesia tradicional a partir de los siglos XII y XIII. Se consideraban, a sí mismos, los puros, todo lo carnal procede del mal, trataban como iguales a las mujeres y defendían que el infierno no existe, entre otras cosas. Fueron aplastados a cuchillo y hoguera por el rey Felipe II Augusto. Tiene 51.000 habitantes.


Imágenes de la calle principal 





El cazador cazado

 
Pero en el otro extremo...... 



Vista de la Catedral desde al patio anexo al Museo de Toulouse Lautrec.

 
Entrada al Museo del artista francés.






Toulouse Lautrec fue un pintor de la segunda mitad del siglo 19, se dedicó, en gran parte, a la realización de carteles, como el que se ve arriba. La costumbre de la época en la que se casaban entre parientes le afectó al pintor. Sus padres eran primos y eso afectó a su salud. Estaba enfermo de los huesos y la rotura de sus dos fémures provocó que no creciera más, quedándose en una altura de1,52. Murió a los 37 años, alcoholizado y sifilítico.




 Mosaico de obras de Toulouse Lautrec. El pintor se fue a los 20 años a vivir al barrio de Montmartre, Frecuentaba los locales de diversion nocturnos y algunos de prostitución, y este tema constituyó uno de los temas principales de su obra, pintando a actores, bailarines o prostitutas.

No hincamos la rodilla por devoción, sino para fotografiar el Palacio de Berbie, simbolo de poder de los obispos de Albi, anexo al Museo de Toulouse Lautrec.

Albi tiene una imponente catedral católica que es el edificio de ladrillo más grande del mundo. La torre central tiene 78 metros de altura. La entrada a la catedral es gratis, vale 5 euros entrar al coro, que tiene derecho a una audioguia. La catedral destaca también por estar pintadas sus paredes y su techo.



En esta imagen se ve la catedral, el palacio de Berbie y el Museo Toulouse Lautrec.



Imagenes de Cristo y varios papas en la entrada al coro.


El coro y el techo son espectaculares. Merece la pena detenerse en ver con tranquilidad esta obra de arte.


Imagen yacente de Santa Cecilia, la verdad es que verla de cerca impresiona, porque tiene un gran realismo,

Cuerpo de la catedral con la escena de la Salvación y el Infierno, y el órgano, otra de las obras maestras del lugar.

 La pintura del Juicio final está fechada en la Edad Media tiene más de 200 metros cuadrados y representa, a modo de cómic medieval, el Cielo, la Tierra y el Infierno. La puerta del centro se hizo posteriormente, al principio era todo una sola pared y se abrió en el centro para construir el acceso a una capilla de la torre.


 Las dos escenas por separado




 Desde los jardines del Palacio Berbie se puede ver el emplemático puente de piedra de 1000 años de antiguedad, sobre el rio Tarn.

Bueno, creo que hemos dado unas buenas pinceladas de Castres y Albi. A la hora de comer teneis junto al museo varios restaurantes. La próxima parada, Cordes Sur Ciel, pero eso es ya otra historia...